Ciudadanos, entre bisagra y rupturista

SESIÓN DE CONTROL AL GOBIERNO CATALÁN EN EL PARLAMENT

Foto: efe amaryl for diabetes

Publicado por David Hernández Martínez @david_hm91

Según señalan todas las encuestas, Ciudadanos puede situarse tras las elecciones generales del 20 de diciembre, entre la segunda y tercera fuerza política, colocándose muy cerca de los llamados partidos clásicos, PP y PSOE. Por ello, todas las miradas tienden cada vez más hacia la formación naranja y, sobre todo, a su líder Albert Rivera, puesto que sus opciones electorales y las decisiones que tomen después de la fecha electa, determinarán en buena medida la próxima legislatura.

En este sentido, desde el discurso oficial de Ciudadanos se hace llegar que el cambio y la ruptura con el bipartidismo, puede ser canalizada de forma prudente y sensata por esta formación. Es decir, ofrecerse como una alternativa fiable y nada radical ante los dos grandes partidos. Por otro lado, sus acciones recientes tras las elecciones autonómicas y municipales, han mostrado que Ciudadanos también puede ser bisagra y llave de la gobernabilidad para gobiernos tanto populares como socialistas.

Por ello, cabe la gran duda de saber qué papel jugará el partido de Albert Rivera, tras el 20 de diciembre. ¿Supondrá una brecha rupturista o una pequeña grieta reformadora del sistema político? Lo que es evidente es que tanto los dirigentes del PP como en el PSOE, han encontrado en la emergente formación un necesario socio y un incómodo rival. Esta ambigua sensación se ejemplifica directamente en las declaraciones, donde populares y socialistas mezclan halagos y respetuosos comentarios, con críticas y desprecios apelativos.

Tanto desde Génova (sede central del PP), como desde Ferraz (sede central del PSOE), saben que seguramente para posibles pactos necesitarán contar con Ciudadanos, no obstante, son conscientes de que este mismo partido es el que le está arrebatando mucho de sus tradicionales votantes y simpatizantes. En este punto, la situación de los socialistas es más complicada, porque ven con preocupación cómo tanto por la izquierda, a través de Podemos, como por el centro-derecha, gracias a Ciudadanos, se van progresivamente minando su base electoral. Igualmente, el Partido Popular vive una realidad inesperada y única, ya que por primera vez ha encontrado un oponente real desde el margen de la derecha.

En este sentido, se podría decir que la transcendencia de Podemos ha radicado finalmente en abrir una brecha por la izquierda, afectando severamente a la tradicional Izquierda Unida y al PSOE. Sin embargo, Ciudadanos si ha abierto un frente directo al PP y al PSOE, dañando a ambos, aunque más a los populares.

Con todo ello, los votos de diciembre demostrarán verdaderamente cuál es la fuerza de cada partido, permitiendo ver si Ciudadanos será tan determinante como comienza a presumirse. Ahora bien, será en los próximos cuatro años cuando conoceremos la verdadera naturaleza y finalidad del programa liderado por Albert Rivera, pues su posición en el parlamento y frente al futuro gobierno, determinarán si son una ruptura con el bipartidismo o una bisagra que reforme el sistema político de la Transición.

Comments

comments

Authors

Related posts

Top