Las elecciones en México dejan importantes lecciones para el 2018

El-presidente-de-Mexico-Enriqu_54432681656_51351706917_600_226

Publicado en La VanguardiaPor Paloma Ruiz

Imagen: El presidente de México, Enrique Peña Nieto, y su esposa Ángelica Rivera tras depositar su vto EFE / Alex Cruz

Hace 15 años, en las elecciones del 2000 en México, la alternancia fue más cosmética y de marketing que política, cuando el Partido Acción Nacional -el PAN- sacó de la presidencia al Partido Revolucionario Institucional -el PRI-, que había gobernado a los mexicanos por más de 70 años. En el 2006, al arribo de nueva cuenta del PAN por segunda vez a la presidencia, siempre quedó la duda y una gran suspicacia de un mega fraude electoral similar al de 1988, el cual estuvo precedido de una campaña llamada “guerra sucia, contra el candidato de las izquierdas Andrés Manuel López Obrador”, hoy líder moral del nuevo partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), partido que se situó como nueva fuerza predominante  en el Distrito Federal (Ciudad de México) desplazando al PRD (Partido dela Revolución Democrática, que antes aglutinaba a las izquierdas, hoy ya no).

Las elecciones intermedias de este pasado domingo 7 de junio,  en donde se eligieron 500 diputados federales, 9 gobernadores y 16 delegados en el DF (Ciudad de México) se desarrollaron en un ambiente muy sui géneris, ya que la gente, los mexicanos, en su gran mayoría hicieron visible su descontento hacia los partidos a través del voto de castigo, pues no han visto los resultados prometidos por el partido tricolor el PRI, que a su regreso al poder después de haber perdido la presidencia de la república por dos elecciones -2000 y 2006- prometió expectativas que no ha cumplido, hecho que ha dado pie al surgimiento de un descontento social que cobró factura este 7 de junio. Con todo y lo que digan los partidos y varios actores políticos.

En comparación con las pasadas elecciones intermedias de 2009, cuando la participación fue del 44%, este domingo 7 de junio de 2015 fue de casi el 48%.

El salto que dio el país en cuanto al tema de la democracia y la conciencia política en estas elecciones intermedias fue realmente significativo. No cambió radicalmente el mapa político electoral del todo,  pero los resultados sí arrojaron un panorama bastante plural, además del mensaje claro y contundente a los tres partidos antes hegemónicos, PRI, PAN y PRD (éste recordado por el caso de los 43 jóvenes desaparecidos de Ayotzinapa) por parte de la ciudadanía de que las políticas de austeridad y corrupción, sí se pueden convertir en un retroceso de los partidos políticos en las urnas, tal como ha sucedido recientemente también en España y en otros lugares del mundo, como Grecia.

En los días posteriores a las elecciones, el sentimiento de un gran número de mexicanos es que por fin empezamos, ahora sí, un camino sin retorno, dirigido a conseguir la madurez política y a tomar las riendas de un destino democrático, no sólo cosmético o demagógico a través del voto.

Lo que se ha definido en las urnas en estas elecciones, aún siendo intermedias, tiene un significado, una resonancia y un valor especial, la clase política debe entender el mensaje de la ciudadanía de que o cambian sus maneras de gobernar, o el voto terminará por darles la espalda.

En estas elecciones también hubo por un lado abstencionismo, y por otro   una campaña muy fuerte de los que dieron en llamarse “anulistas”, a la cual en realidad no se le vio ningún beneficio tangible y que en términos de porcentajes apenas representó un 4,88%, superior, eso sí, al porcentaje que consiguieron los partidos chiquitos Nueva Alianza, Encuentro Social, el Partido del Trabajo y el Partido Humanista, dos de los cuales, al parecer, perderán el registro por no obtener un 3%. Es importante destacar que los propios “anulistas” habrían reconocido que conseguir menos de un 7% sería un fracaso; considerado así, lo fue.

Pero lo que realmente hizo cambiar el mapa político fue el voto del descontento y la participación clara de quienes sí creen que el voto razonado, la participación y una mayor vigilancia sobre los comicios puede hacer la diferencia.

Además, un hecho sin precedentes en la historia electoral de México fue el triunfo de un candidato independiente que  ganó la gubernatura de uno de los estados (provincias) más importante de México electoral, política y económicamente hablando, Nuevo Léon, en gran parte, por el hartazgo de la ciudadanía y de diversos sectores de la sociedad hacia las políticas de los gobiernos en turno.

Jaime Rodríguez, llamado “Bronco”, comenzó el despegue de su candidatura en las redes sociales (@JaimeRdzNL) y, a diferencia por ejemplo Antanas Mockus (@AntanasMockus buy chlamydia pills online ), que provocó el fenómeno ciberactivista más importante en América Latina de los últimos tiempos, sí logró traspasar en México y en Nuevo Léon los límites del ciberactivismo y obtuvo un triunfo contundente logrando su mayor fuerza en los jóvenes nuevos electores y en los votantes cansados de los mismos partidos de siempre.

Este hecho, el del “Bronco”, Gobernador electo por la vía independiente y no de algún partido político, junto con el de un joven de 25 años primer candidato independiente para una diputación local, Pedro Kumamoto Aguilar, (@pkumamoto) en el estado de Jalisco, sientan un precedente de candidaturas independientes como alternativas viables y atractivas para un electorado que ya no cree del todo en los partidos políticos, y que sin duda tendrán lugar en  las elecciones del 2018 para la presidencia de la república mexicana.

Así como lo innovador en estas elecciones fueron las candidaturas independientes, también se consolidaron modelos de comunicación diferentes como el de Azteca Opinión y su barra nocturna , en donde se da la pluralidad y apertura de debate y análisis, de los temas más diversos a través de 27 programas de 13 minutos, apuesta que fue lanzada en septiembre de 2013 por Ricardo Salinas Pliego para dar un espacio a los diferentes puntos de vista en temas no sólo políticos, sino también financieros, culturales, científicos y tecnológicos que impactan en nuestra realidad y que son más que bien recibidos por los televidentes (y más en estos meses de intensa publicidad electoral).

La  media noche en la televisión abierta mexicana y la apuesta de Azteca Opinión fueron una alternativa de expresión, y otro espacio diferente del México plural, una opción más, modelo que por cierto fue galardonado por el Club de Periodistas de México con el Premio Especial Nacional por Innovación y Pluralidad Multimedia. En México empieza a verse la pluralidad no sólo en el mapa político electoral, sino también en las opciones que pueden tener los mexicanos para entender la realidad actual.

Un avance y un paso muy grande sin duda fueron estas elecciones intermedias, como lecciones de democracia para los mexicanos y que al parecer está cundiendo  en el mundo: adiós a los bipartidismos y  tripartidismos como era el caso de México, bienvenidos nuevos partidos y plataformas ciudadanas, un paso previo a lo que sucederá en el 2018.

Comments

comments

Authors

Related posts

One Comment;

  1. ETIAS Visa said:

    I loved as much as you’ll receive carried out right here.
    The sketch is tasteful, your authored subject matter stylish.
    nonetheless, you command get got an nervousness over that you wish
    be delivering the following. unwell unquestionably come more formerly again as exactly the
    same nearly very often inside case you shield this hike.

Top