PSOE, Podemos y Ciudadanos, el bueno, el feo y el malo

pactos

Publicado por David Hernández Martínez @david_hm91 En las últimas semanas se han intensificado las reuniones a distintas bandas, para intentar evitar la repetición de elecciones, con principios de mayo como fecha límite. Más allá de lo que las cámaras y los periodistas del Congreso de los Diputados llegan a recoger, las reuniones en secreto y las llamadas se suceden, entrando en juego diferentes actores de distintas formaciones. El círculo próximo de Pedro Sánchez ha decidido desarrollar una estrategia focalizada en tres frentes. Por un lado, la más prioritaria para los socialistas en estos momentos, aproximar posiciones con los intermediarios de Podemos, intentando granjearse su apoyo o alcanzar una hipotética abstención. Por otro lado, directamente el dirigente socialista madrileño, junto con la mediación de Miquel Iceta, está buscando abrir líneas de diálogo con los nacionalistas catalanes, lo que ha llevado a entablar conversaciones con Junqueras, Puigdemont o el propio Domenech de En Comú Podem. Finalmente, desde Ferraz no se quieren deshacer todavía de su mejor aliado en estos meses, Ciudadanos, con los que consiguieron cerrar un pacto, que inicialmente buscaba poner sobre las cuerdas a Podemos. No obstante, entre los pasillos del Congreso empieza a deslumbrarse una más que posible ruptura de pacto, debido a las pretensiones de los socialistas de intentar converger aspiraciones tan divergentes como las del partido de Pablo Iglesias y las de la formación de Albert Rivera. folio case iphone x No obstante, lo que verdaderamente se está dilucidando, a lo largo de estos días, es quien puede quedar como el “malo” de la película ante la proximidad de otros comicios. Con el Partido Popular como mero espectador, ausencia de la primera plana mediática que parece no estar afectando a sus posibles apoyos electorales. Son el PSOE, Ciudadanos y Podemos, los que se está jugando el papel de quedar como responsables directos o indirectos de la repetición de elecciones en junio. iphone 7 case savage Como marcan todos los sondeos, el descontento de la ciudadanía con los líderes políticos ha crecido en estos meses de parón por la incapacidad de superar una investidura o formar gobierno. iphone 8 charger case mophie Seguramente, unas nuevas urnas a finales de junio, penalizaría la participación, pero habría que ver a quien perjudicaría verdaderamente ese aumento de la abstención. En este punto, si las negociaciones entre las tres formaciones fracasan, pronto saldrán a la palestra las repetidas acusaciones de que fueron ellos y no nosotros los que provocamos esta situación. Mientras los votantes del PP parecen no resentirse de la inoperancia del gobierno de Rajoy y de la inacción en la renovada sede de Génova, son los votantes y simpatizantes del PSOE, Ciudadanos y Podemos, los que más pueden castigar los movimientos que se den próximamente. De esta forma, ante la palpable imposibilidad de llegar a un acuerdo entre los tres partidos, básicamente porque las posturas de Ciudadanos y Podemos parecen ser irreconciliables, lo que quedará por decidir y disputar sería quien abre primero la puerta de sala y se marcha de la reunión. conor mcgregor phone case iphone 6 Desde los socialistas ya se anunció que ellos serían los últimos en abandonar las negociaciones, intentando preservar la imagen forjada estos meses, de ser el único partido que verdaderamente ha intentado formar gobierno. iphone 8 stripe case Por otra parte, Ciudadanos tiene que mirarse retratado frente a dos espejos, uno en el que sigue apostando por la centralidad y evitando que el “radicalismo” de Podemos llegue al gobierno, otro en el que emerge una figura que busca la gobernabilidad. iphone 8 case marble hard Igualmente, Podemos tiene el dilema de cómo evitar caer en el papel del malvado, reconociendo que su estrategia inicial, peco de soberbia, agresiva y escasamente dialogante. Ahora intenta corregir los fallos de la primera investidura e intenta mostrarse más conciliador y proactivo, intentando volver a recuperar no tanto la confianza de los socialistas, sino de aquellos simpatizantes y potenciales votantes, que se sintieron decepcionados con su postura en el primer intento de Pedro Sánchez. krusell iphone 6 case Con todo ello, en una mesa de negociación es difícil llegar a un acuerdo, si todas las partes están pensando más en lo que decir cuando salgan de allí.

Comments

comments

Authors

Related posts

Top