Santiago Abascal (VOX), el líder de la derecha “indignada”

Santiago Abascal 1
Santiago Abascal Conde (Bilbao, 1976) es un político español que ejerció como diputado vasco del PP entre 2004 y 2009. Debido a sus discrepancias con la cúpula, abandonó el partido en 2013. En enero de 2014 fundó -junto a exdirigentes del PP- VOX. Desde septiembre de 2014 es el presidente de esta formación y desde junio de 2015, su candidato a la  Presidencia del Gobierno de España.
Por Ignacio de la Cierva @NachodelaCierva

A Santiago Abascal no le gustan las medias tintas, los tonos grises ni los rodeos. Él es de derechas y está orgulloso de reivindicarlo. Aunque eso –según nos comenta- no está bien visto  en un país donde se ha puesto de moda ser “ultracentrista”.

A pesar de que comparte con Podemos su indignación con la corrupción y clase política española, sus recetas para la regeneración del país están en las antípodas: él propone menos impuestos, menos gasto público, un endurecimiento de la política migratoria y, especialmente, mano dura con los nacionalistas, a quienes acusa de ser los grandes males del país. No en vano, desde su cuenta en twitter pidió el encarcelamiento de Artur Más con el hastag   #ArturMasEnSotoDelReal, que llegó a ser trending topic y provocó un acalorado debate entre detractores y partidarios de la idea.

Para entender su alergia a los independentistas hay que bucear en su infancia y juventud, marcada por las amenazas de muerte de la banda terrorista ETA a su abuelo y a su padre, ambos dirigentes populares históricos de Álava. Siguiendo  la tradición familiar, a los 18 años ya era afiliado del PP; a los 24, presidente de Nuevas Generaciones del País Vasco, a los 28, parlamentario vasco; y a los 38, uno de los fundadores de VOX, el partido que lucha con el PP por el voto duro de la derecha. Actualmente, es presidente y candidato a La Moncloa de esta nueva formación.

Ninguneado por los grandes medios de comunicación –las malas lenguas dicen que por orden de Mariano Rajoy- VOX se quedó a tan sólo 1.500 votos de alcanzar un escaño en las elecciones europeas de 2014. En las municipales y autonómicas de este año, consiguió 22 concejales y una alcaldía (en Barruelo del Valle). A pesar de estos modestos resultados, sus dirigentes confían en que el partido despegue definitivamente en las próximas elecciones.

Con su característica barba espartana, Abascal abre las puertas de su sede a ASESMAP para desmenuzar los puntos fuertes de su programa electoral y repasar los principales temas de actualidad política.

 

Varios periodistas y políticos os acusan de ser un partido de extrema derecha… viagra in thailand

A nosotros no nos preocupan las etiquetas. No empleamos ni un solo segundo en responderles porque tenemos muy claras nuestras ideas y no tenemos ningún problema en reconocer que somos un partido de derechas. El problema reside en que todos los partidos españoles, incluido el PP, luchan exclusivamente por el voto de centro y centro-izquierda. Todo lo que escapa de ese espectro ideológico se mira con desconfianza y se estigmatiza. De todas formas, los que nos califican de esa manera lo hacen malintencionadamente o por desinformación

Queremos ser la casa común de toda la derecha.

Entonces, ¿a qué tipo de derecha representáis?

Nosotros queremos ser la casa común de toda la derecha. No queremos que nuestro partido sea una secta de liberales, monárquicos o católicos. Todos tienen que caber en VOX. Aunque entre estos grupos puede haber discrepancias en algunas cuestiones políticas, todos los miembros compartimos una serie de valores esenciales, que son la defensa de la unidad de España, la libertad de sus ciudadanos, la independencia de poderes y el fin de los privilegios políticos.

 

¿Y en materia económica?

El Estado tiene que dejar de atracar a las familias mileuristas. Por eso estamos a favor de reducir los impuestos, tanto directos como indirectos (IVA, donaciones, patrimonio…). A corto plazo la recaudación fiscal se resentiría, pero a medio y largo plazo aumentaría por la mejora de la actividad económica. ¿Cuánto bajaremos los impuestos? Lo justo para mantener un Estado que se encargue de velar por nuestra seguridad, sanidad, educación y libertad, y que ayude a aquellas personas que se encuentren en situaciones realmente desfavorecidas. Sólo recortaríamos el estado de bienestar de los partidos políticos, es decir, el estado de las autonomías.

Ahorraríamos 70.000 millones de euros si se constituyera un auténtico estado unitario

¿Qué implicaría eso?

Antes de nada, te pongo un ejemplo: en 1993, las políticas sanitarias públicas costaban en España 32.000 millones de euros. Por aquel entonces, sólo el Estado tenía competencias en materia sanitaria. En 2003, año en el que concluyen las transferencias de competencias sanitarias a las comunidades autónomas, el gasto se había disparado hasta los 68.000 millones de euros. Es decir, más del doble en tan solo 10 años. ¿Qué quiere decir eso? Que las autonomías salen muy caras por las economías de escala, por el gasto político añadido y porque la lógica democrática asociada a las autonomías hace que los reyezuelos de cada taifa autonómica quieran ofrecer todo tipo de caprichos a su población, aunque no tengan dinero para pagarlos. Durante 30 años, se ha permitido que cada capital de provincia cuente con sus propias universidades, canales de televisión, aeropuertos, hospitales… y eso no se puede sostener de ninguna forma. Porque, ¿sabes quien paga al final todo esto? Tú, tus hijos, tus nietos y los nietos de tus nietos. Nosotros hemos calculado que ahorraríamos 70.000 millones de euros si se suprimieran las comunidades autónomas y se constituyera un auténtico estado unitario. Es decir, una única política sanitaria, educativa y de seguridad, un único parlamento…

Además, tambien podríamos ahorrar mucho dinero si supriésemos el Senado y el Tribunal Costitucional, que pasaría a estar integrado a una sala de asuntos constitucionales.

Para un pequeño empresario es más fácil divorciarse que despedir a un empleado. Queremos acabar con eso.

¿Estáis a favor de flexibilixar el despido de los trabajadores?

Creemos que hay que desarrollar dos tipos de políticas laborales: una para las grandes empresas y otras para las pymes. Para las primeras, los contratos laborales tendrían que ser más rígidos para defender los intereses de los trabajadores. Pero para las segundas, que constituyen la práctica totalidad del tejido empresarial español, se deberían flexibilizar las condiciones de despido. No es normal que en España, para un pequeño empresario sea más fácil divorciarse que despedir a un empleado. En VOX queremos acabar con eso.

 

Si VOX gobernase, ¿cómo respondería al desafío independista de Artur Más y Junqueras?

La unidad de España es la principal prioridad de VOX. Que las sentencias de los tribunales no se cumplan es dramático para una democracia. Cuando, en vez de acatar, se ataca la Constitución y además los agresores salen impunes, nos encontramos ante una injusticia.  Si gobernásemos, haríamos los que no se ha hecho en España desde hace muchos años, que es aplicar las leyes con toda su contundencia, incluido el artículo 155 [en caso de que una Comunidad Autónoma desobedezca la ley, el Estado puede adoptar medidas para el cumplimiento forzoso de las obligaciones]. Sabemos que con ese artículo no se van a solucionar todos los problemas, pero es un primer paso. A partir de ahí, iniciaríamos un proceso de reconstrucción que duraría tres décadas, que es el mismo tiempo que han tardado los independentistas en inculcar falsa ideas como la de “España nos roba” o “España nos discrimina”.

 

Lo peor que le puede pasar a una Cataluña independiente no es dejar de ser europea sino dejar de ser española.

Hace un año, el periódico digital El Confidencial  publicó que el PP podría estar dispuesto a reconocer Cataluña como nación. ¿Vosotros también estaríais dispuestos a hacerlo?

Si el PP llega a ese extremo, cometerá una traición gravísima. Nosotros pensamos que sólo hay una nación, España, formada por ciudadanos libres e iguales y en la que siempre ha estado integrada Cataluña y la Corona de Aragón. Cataluña no es una nación, es algo mucho más importante: una región de España. Lo peor que le puede pasar a una Cataluña independiente no es dejar de ser europea sino dejar de ser español. El argumento de que una Cataluña independiente saldría de la UE no me parece suficientemente convincente, ya que España sería el primer país en pedir su reincorporación, entre otras cosas, porque necesita tener una ruta terrestre con el resto del continente. Además, me parece un error esconderse detrás de las faldas de la señora Merkel o del señor Cameron; no podemos esperar que ellos defiendan lo que nosotros no hemos sabido defender. El argumento principal tampoco puede ser la huida de empresas a Madrid o la ruina económica, como está haciendo el gobierno. Lo que Rajoy y su equipo tienen que hacer – con fe, convicción y confianza- es lanzar el mensaje de que independizarse de España tendría consecuencias irreversibles que lamentarián nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos.

El Estado debería haber anulado las elecciones del 27S y aplicado el artículo 155.

Entonces, ¿por qué no os vais a presentar a las elecciones catalanas del 27-S?

No queremos participar en esa farsa. Según la propia legislación española, estas elecciones son un fraude de ley porque Artur Mas y los miembros de la mal llamada Lista Unitaria pretenden utilizar estas elecciones autonómicas con el único objetivo de declarar la independencia. Por ello, el Estado debería haberlas anulado y aplicado el artículo 155. Como he dicho antes, si perdemos Cataluña, la perderemos para siempre. No podemos jugarnos la unidad nacional en un plebiscito, ni aunque se convoque a nivel nacional. Hay asuntos que no se pueden someter a votación; no se puede destruir en pocas horas lo que se ha creado a lo largo de múltiples épocas y generaciones.

La paliza a Inma fue un atentado político; le agredieron por sus ideas políticas.

Vox acaparó este verano toda la atención mediática tras la agresión a su presidenta de Cuenca, la joven de 19 años Inma Sequi. ¿Creéis que ha sido un caso aislado o sentís el acoso de cierta parte de la población?

La paliza a Inma fue un atentado político; le agredieron por sus ideas políticas al grito de “a ver si ahora eres tan valiente, fascista de los cojones”. Por suerte, este episodio causó un rechazo generalizado en toda España y en todos los partidos políticos. Aun así, nos preocupa que algunos de los que nos enviaron condolocencias -cosa que agradecemos- sean al mismo tiempo los que están generando un ambiente de odio ideológico. No hay que olvidar que Monedero dijo “el miedo tiene que cambiar de mando” y Pablo Iglesias “hay que salir a la caza del fascista”. También nos preocupa que exista una Ley de Memoria Histórica donde sólo hay buenos y malos, en la que la izquierda es siempre la buena y la derecha, siempre la mala.

El refugiado también es el anciano invalido del quinto que no tiene a nadie que le saque a la calle.

Ahora mismo, el tema de mayor relevancia internacional es el de los refugiados  ¿Estáis a favor de las cuotas que la UE ha asignado a España?

No. Aquí ya tenemos a muchos “refugiados”. El refugiado también es el desempleado de cada esquina, el que pide dinero en el bar, aquel familiar que empeñó  el reloj del abuelo para pagar sus deudas, o el anciano invalido del quinto que no tiene a nadie que le saque a la calle. Es hipócrita ser solidario exclusivamente con las personas que nos muestran en televisión. Por otro lado, no podemos dejar entrar a todo el mundo sin analizar uno a uno quiénes son, por qué vienen y si entre sus filas se han infiltrado miembros del Estados Islámico.

Con esto no quiero decir que haya que quedarse de brazos cruzados ni ignorar la realidad. Es imposible no conmoverse con la imagen de un niño muerto en la playa.

Hay que lanzar una ofensiva militar europea contra el EI, apoyada por todos los refugiados en edad militar.

Entonces, ¿qué proponéis?

Consideramos que lo más efectivo sería lanzar una ofensiva militar, terrestre y aérea, para aniquilar y aplastar al Estado Islámico (EI). Si les liberamos del EI, podrán vivir en paz y libertad en su patria. Como habría que asumir un elevado coste económico y de vidas humanas, todos los refugiados en edad militar tendrían que participar en la contienda. Los hijos menores de edad, las personas mayores y las mujeres podrían quedarse en nuestros países mientras dure el conflicto. Pero el resto tendrá que ayudar a los ejércitos occidentales.

Por otro lado, la Unión Europea debería exigir a los países del Golfo Pérsico que asuman la mayor parte de las acogidas a refugiados ya que, al ser también países musulmanes, estarían mejor integrados.

No me gusta el político demoscópico, aquel que toma decisiones en función de lo que dice la mayoría.

Por último, ¿cree que es necesario que los políticos estudien Marketing y Comunicación Política?

Sí, es muy necesario. Ante todo, un político es un profesional que tiene que saber transmitir con la mayor claridad y eficiencia sus ideas. Con esto no quiero decir que me gusten los políticos vacíos que sólo son productos de marketing. Como tampoco me gusta el político demoscópico, aquel que toma decisiones en función de lo que dice la mayoría. El verdadero papel de un político es representar unos valores e ideas. Cuando estas solo gustan a una minoría, ahí es cuando también hay que utilizar técnicas de marketing para convencer a más gente.

2AF4F061-A261-4244-9BF0-8FA001427BD55F506DCC-FC84-4B2A-9C53-097F4174368F
El presidente de ASESMAP y VONSELMA GROUP, Fernado Herrero-Nieto, posa junto a Santiago Abascal

Comments

comments

Authors

Related posts

4 Comments

  1. Jose Jaime Navarro said:

    Para comunicar y convencer al votante potencial, la aplicación del marketing político es igual al del marketing convencional. El Partido es un producto que debe conducir a una estrategia cuyo mensaje logre la percepción que del mismo tenga el público.
    El marketing de comunicación (publicity, propaganda, RR.PP) debe basarse en un Plan de Marketing político que reuna todas las variables del mix.

  2. Miguel Janer Oliver said:

    Me cuadra y agrada todo el plan de Vox, pero no sé que debemos hacer desde Mallorca (votar , sí ¡claro! , pero algo más.) Tengo 92 años y procedo de una España Una Grande y Libre.¿Será eso Vox?. Pediémoslo a la Virgen del Pilar; Ella, sí que quiere una España unida y grande. Adiós.

  3. admin said:

    Estamos totalmente de acuerdo contigo, José Jaime. Gracias po9r compartir tus reflexiones con nostros.

Top