Trump y los vaivenes en comunicación política

Donald_Trump

Publicado en Univision La política no es solamente razón, buenas intenciones, lenguaje correcto e imagen impecable; la comunicación política también pasa por la antipolítica, las campañas negras, o la ausencia del fair play. taser case for iphone 6 Fue el politólogo italiano Giovanni Sartori quien en la década de 1990 promovió la noción de videopolítica como un régimen de sustitución de los códigos de comunicación, en donde ahora la imagen impone algo más que un simple recurso: modifica los elementos constitutivos para pensar, hablar y actuar por modos dominados por el peso de la visibilidad, la brevedad y la rapidez. No se busca tener razón. Se busca parecer razonable. thinest iphone x case El éxito comunicativo tiene muy diversas reverberaciones como en el caso de la opinión pública mexicana, donde de acuerdo con sondeos de opinión, el magnate Donald Trump es igualmente reconocido por la población que cualquier político local que demanda índices de ubicación y reconocimiento. Aún mucho antes de ser candidato a la presidencia, en México agrupan movimientos como el encabezado por el excanciller Jorge Castañeda, quien ahora promueve (y se promueve) en torno a la campaña I’m proud to be mexican, para reivindicar el valor de la cultura mexicana, con la idea de revertir la corriente negativa de opinión contra México promovida por el discurso de Trump. iphone 7 marble phone case O bien, el senado mexicano que premia a la extesorera estadounidense de origen mexicano Rosario Marín como forma de contrarrestar la animadversión hacia lo mexicano. En Trump todo es extremo, porque no hay lugar para los matices, las aclaraciones ni las precisiones. Los referentes, al ser así, son claramente identificados y no demandan muchas competencias para una decodificación precisa, al margen de que el contenido sea cierto o no. Además, Trump es exitoso en su puesta en escena: sabe importar el histrionismo del reality show, y proyecta al hombre fuerte, poderoso, inmensamente rico, aparentemente independiente que puede cumplir —o hace creer efectivamente a sus seguidores— lo que promete. cheap iphone 8 plus case En todo caso de efectividad el factor emocional es fundamental. iphone 8 case in orange Hoy día nadie gana únicamente con argumentos, datos o hechos. camo iphone 8 plus case El componente emocional es central en la restitución del American Dream. Para ello Trump renuncia a los recursos convencionales de la retórica para organizarse mejor en torno a citas amenazantes, interjecciones despectivas, constantes descalificaciones o bien sus controvertidas declaraciones que hoy de hecho aparecen agrupadas y señaladas en el ámbito mundial, como la recolección básica que hace lasección en español de BBC World. Resulta impreciso querer evaluar éstas y otras afirmaciones únicamente desde la racionalidad política, porque al margen de su viabilidad lo que Trump ha mostrado es que esa “irracionalidad” tiene sentido entre amplias franjas del electorado en Estados Unidos y ello conduce a otra pregunta incómoda: qué dice de la sociedad americana, qué sectores de opinión se encuentran identificados y representados en esa retórica antipolítica, qué resuena de la sociedad en esos juicios que a distancia pueden parecer exagerados o desproporcionados. Pero en el éxito comunicativo de Trump no todo es desparpajo, ya que también aparecen temas nodales que dan un complejo atractivo a su discurso y lo podrían ubicar, como sugiere Thomas Frank (The guardian, 8 de marzo de 2016), incluso dentro del coqueteo con algunas ideas de la izquierda, como ha sido su crítica contra los tratados multilaterales de comercio, su llamado a hacer del negocio de la droga algo competitivo o sus señalamientos contra el grosor de la industria militar. iphone 7 phone cases planets Trump no solo representa la antipolítica como político, sino la misma crisis también del discurso en esa democracia liberal caracterizada por la negociación, el consenso y el diálogo. Trump es también el señalamiento contra esos políticos preocupados por lo que piensan de ellos, y es la anticipación de aquel viejo dicho atribuido al político mexicano Carlos “Hank” González en el sentido que “un político pobre, es un pobre político”, lo que Trump ha revertido porque no es político, sino que es una singular intersección del mundo de los negocios, una personalidad excéntrica, el show business, superman tropical y el populismo conservador, mezcla de una extraña efectividad, que no todavía de su éxito (que lograría de llegar a la presidencia), porque ciertamente ha abierto nuevos caminos para el discurso Pero éstos son imprevisibles por lo extremos y frágiles. Trump ha ganado un rápido reconocimiento como nadie (¿quién era hace un año?). Es, de hecho, el centro de las noticias sobre las elecciones primarias en Estados Unidos, pero por ello mismo, encarna la inseguridad de su camino así como los nuevos demonios con los que habría que lidiar.

Comments

comments

Authors

Related posts

Top