‘Los políticos españoles están a la cabeza en el uso de Twitter’

Publicado en El Mundo. De Eduardo Fernández y Elena Mengual

@elenamengual

«Un tuit tiene algo único: que viaja», asegura Katie Jacobs Stanton, vicepresidenta de Global Media de Twitter. Su rauda visita a París, Madrid y Milán amenaza con quitarle la razón. La responsable del equipo de medios de una red con 302 millones de usuarios -«la conversación más grande del mundo», según la define- ya está de vuelta en San Francisco, aunque antes se detuvo a hablar con EL MUNDO en más de 140 caracteres. Nos reveló, entre otras cosas, que los políticos españoles tienen un nivel alto a la hora de usar Twitter, al menos desde el punto de vista «formal».

El 77% de las cuentas está fuera de EEUU. ¿Por qué Europa, y especialmente España, es tan tuitera?
Se debe a varias razones. La primera, la penetración móvil es muy alta en España [81%] y Twitter fue concebido como plataforma móvil. Segundo, creo que la cultura española es vibrante: la gente es muy expresiva y no tiene miedo de compartir sus opiniones. Tercero, los españoles tienen pasiones culturales compartidas, como el fútbol, la gastronomía, la moda y la televisión… Hay mucho y muy buen contenido en la plataforma y es muy sencillo de usar. Es fácil abrir el teléfono y rápidamente obtener una instantánea de lo que está pasando en el mundo.
¿Los políticos usan bien Twitter?
Depende de cada país, pero desde luego los políticos españoles están a la cabeza. Es sorprendente cómo en España todos los candidatos están en Twitter. Han entendido que es una plataforma que les permite conversar con su electorado y favorece una relación diferente: hoy es mucho más fácil ir «puerta a puerta». Ahora llaman a la puerta de la gente, se presentan, responden preguntas… sin que lleve demasiado tiempo.
¿Tuitea diferente la vieja y la nueva política?
Los partidos nuevos tienden a asumir más riesgos, a compartir e interactuar más y a ser más transparentes. Tuitean de forma más frecuente. Los tradicionales suelen ser más cautos y conservadores porque, al estar en el poder, tienen más que perder.
Stanton conoce bien la relación entre política y Twitter. Antes de trabajar para la red del pajarito lo hizo para Barack Obama y, como una suerte de vaticinio, puso en marcha la cuenta de la Casa Blanca(@WhiteHouse). La idea partió del propio presidente, quien «quería el gobierno más abierto y transparente de la Historia».

¿Se percibe cuando una personalidad pública no maneja su cuenta? ¿Qué es mejor?
Es muy evidente cuando tuitea la persona principal y cuando lo hace su equipo. Y definitivamente es mejor ser auténtico, es algo humano: nos gusta que nos miren a los ojos cuando nos hablan. Lady Gaga, por ejemplo, dio acceso a su equipo a todas sus cuentas en redes sociales menos a la de Twitter, que la lleva en exclusiva porque quiere que sus «monsters» sepan que es ella. Y lo notan.
¿Cómo es Obama en Twitter?
Es bueno. Es auténtico, honesto. Realmente es él. Ha puesto el listón muy alto.

En su caso, como en el del presidente español, Mariano Rajoy, firma con iniciales los tuits que escribe personalmente. No es la única coincidencia. Stanton sostiene que políticos españoles como Pablo Iglesias, Esperanza Aguirre o Albert Rivera usan bien Twitter y sus recursos: hashtags, fotos, menciones, enlaces, vines

 

¿Hasta qué punto es importante el papel de Twitter para de llevar la política a una franja de edad que muchas veces no se informa por los medios tradicionales?
Es importantísmo. Ayuda a que sean conscientes de los problemas y de lo qué está en juego, a que conozcan a los candidatos y lo que representan […] Es una herramientafundamental para animar a votar a audiencias jóvenes, para hacerles saber que importan y que su voto cuenta [la directiva pone como ejemplo a quienes lucen con orgullo el hashtag#Ivoted (#Hevotado)]. Ver ese hashtag en la cuenta de sus amigos puede mover a otros jóvenes a acudir al colegio electoral o interesarse por la política. Presión positiva podríamos decir.
¿Podría ser Twitter un buen medidor de tendencias políticas? ¿Valdría para cuantificar el apoyo a los diferentes partidos, aun teniendo en cuenta que no todo el mundo está en Twitter?
Creo que sí. Mide el pulso de las conversaciones en tiempo real y permite entender de qué se habla en un momento concreto. En las últimas presidenciales en EEUU trabajamos con empresas de sondeos para crear el Twitter Political Index(Twindex), que midió de forma precisa la conversación en torno a diferentes políticos [coincidiendo con la intención de voto en sondeos como los de Gallup]. Es algo en lo que tenemos la vista puesta y podría ser útil en otros mercados.

 

Twitter ha ejercido de canalizador de movimientos sociales, como la primavera árabe o, en España, el 15-M.¿Hasta qué punto puede contribuir esta herramienta a la democracia?
No es Twitter quien cambia la política, es la gente la que la cambia. Son las personas quienes hacen las revoluciones. Pero estamos orgullosos de que la plataforma que hemos construido haya permitido a la gente conectarse y compartir, ser testigos de la Historia. En revoluciones como la de Egipto o la de Irán, en las calles de Baltimore… Puedes ver lo que ocurre en la calle y reaccionar en tiempo real. Nos vamos a seguir asegurando de que la plataforma sea estable, crezca, y pueda capturar y compartir estos momentos para que el mundo pueda llegar a ser un lugar mejor.

Comments

comments

Authors

Related posts

Comments are closed.

Top