¿Qué buscan los partidos? Los objetivos electorales de PP, PSOE, IU, UPyD, Podemos y Ciudadanos

Publicado en Expansión. Por M. CASTILLO/EUROPA PRESS 

Las grandes fuerzas políticas se presentan a las elecciones del 24 de mayo con mensajes y objetivos condicionados por un nuevo panorama político y una meta común en el horizonte: las elecciones generales.

Los partidos con más opciones en la campaña electoral de las elecciones autonómicas y municipales del próximo 24 de mayo que comenzó anocheintentarán movilizar a sus electores, que este año se muestran muy indecisos, según la última encuesta del CIS hecha pública ayer.

Los resultados confirmarán, previsiblemente, un nuevo escenario para la política española: dos fuerzas ya asentadas, PP y PSOE, que quieran o no, tendrán que empezar a convivir en muchas instituciones con dos fuerzas emergentes: Podemos y Ciudadanos.

PP: Ser primera fuerza y conservar sus feudos con pactos

can i get generic letrozole in uk?
El Partido Popular intentará imponer en campaña la recuperación económica para frenar el desgaste de la corrupción. Aspira a conservar sus ‘feudos’ territoriales, para lo que buscará pactos postelectorales, prioritariamente conCiudadanos, partido cuya ascensión fulgurante preocupa a las filas del PP.

La ‘pegada oficial de carteles’ la protagonizará en Toledo la secretaria general del PP y presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, autonomía en la que espera revalidar su mayoría. Fuentes de la dirección nacional consultadas por Europa Press dan por seguro que el «mapa electoral de la noche del 24 de mayo será azul», aunque saben que quevan a perder parte de su inmenso poder autonómico -gobiernan en 11 comunidades- como municipal -más de 3.500 ayuntamientos-.

En el plano autonómico, los ‘populares’ confían en lograr mayoría absoluta en Castilla-La Mancha, donde una derrota de la secretaria general del PP tendría un valor simbólico al ser la número dos del partido. También aspiran a mantener La Rioja y Castilla y León. En Madrid y la Comunidad Valenciana perderán su mayoría absoluta y tendrán que pactar. El objetivo del PP es que no haya una mayoría de izquierdas, que implicaría su desalojo inmediato de esos gobiernos.

En el terreno municipal el PP podrá retener muchos municipios donde sea el más votado porque echarle exige pactos múltiples en poco tiempo y apenas faltan seis meses para las generales. Juega a su favor el hecho de ser el partido que más listas presenta: un total de 7.342 candidaturas para unos comicios en los que se van a elegir 8.122 alcaldías.

Además de ‘vender’ la mejora de la economía, Rajoy censurará las «ocurrencias» de los nuevos partidos y subraya que lo que necesita España es «estabilidad» para consolidar la recuperación. En cualquier caso, fuentes ‘populares’ ven «muy volátil» la situación actual y aspiran a que gran parte del voto de los indecisos (un porcentaje elevado en la mayoría de las encuestas) se decante finalmente a favor del PP gracias a la mejora de los datos económicos.

El factor que más preocupa es cómo van a afectar los escándalos de corrupción , desde la trama Gürtel o el ‘caso Bárcenas’, hasta «los casos» Rato, Pujalte, o el que afecta a Alfonso Rus, presidente de la Diputación de Valencia. Tras la detención del exvicepresidente del Gobierno, que se acogió a la amnistía fiscal y está además imputado en el caso de las tarjetas black, el desánimo se ha instalado entre muchos cargos del partido, que no saben medir cuánto daño les hará en las urnas.

PSOE: No perder el segundo puesto quitando poder al PP mediante acuerdos

El PSOE pretende ganar la batalla de la izquierda a Podemos con la mayoría del voto progresista y, mediante pactos, superar al PP y poder gobernar en ayuntamientos y autonomías ahora en manos de los ‘populares’ mediante la constitución de mayorías «alternativas». Será complicado superar en votos al PP y deberían situarse, al menos, como segunda opción política en las urnas. Para ello no descartan pactos con Podemos, partido del que hasta hace poco tildaban de ‘populista’.

Los socialistas seguirán insistiendo en que el cambio debe girar en torno al PSOE, porque creen que es el único partido que puede liderar el «cambio seguro» que necesita España, el único que es alternativa real al PP. Los socialistas creen que su discurso se ve reforzado por el estancamiento de Podemos en los últimos meses. pero la estrategia en campaña se centrará enel PP como su principal adversario.

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, dedicará un esfuerzo especial a Andalucía y aspira a sacar un buen resultado en la Comunidad Valenciana. El resultado puede ser «malo» en términos absolutos, e incluso peor que el de 2011, pero teniendo en cuenta la situación actual, podría ser considerado «bueno». En Madrid se medirá el liderazgo del nuevo secretario general, y el resultado de estas elecciones tendrá consecuencias en su candidatura a la Presidencia del Gobierno.

IU: aguantar el empuje de Podemos y mantener su presencia territorial

Izquierda Unida afronta la campaña en plena crisis interna entre la dirección de Madrid y los órganos federales, que no reconocen la candidatura a la capital y quieren «plantar cara» al ascenso de Podemos, para lo que mirarán a los ayuntamientos. Aspiran a seguir representados en las instituciones, ofreciendo a los ciudadanos «su experiencia como organización, unas bases sólidas y un programa claramente de izquierdas » frente a la «ambigüedad ideológica» que en ocasiones reprochan al partido de Pablo Iglesias.

La coalición de izquierdas se presenta con distintas distintas fórmulas: desde sus siglas en solitario hasta una coalición electoral con múltiples formaciones, llegando hasta la disolución de sus siglas en acuerdos más amplios tras la ruptura entre IU Federal y la dirección de Madrid, que ha llevado a que la formación llegue al inicio de la campaña electoral sin que la candidatura al Ayuntamiento de la capital, encabezada por Raquel López, cuente con el respaldo de la dirección federal. Por eso IU evitará Madrid para sus grandes actos de campaña y se centrará en las federaciones en las que la organización espera mejorar o mantener sus resultados.

Alberto Garzón participa en ocho actos de campaña y Cayo Lara, seis en Valladolid, Alicante, Murcia, Toledo, Cataluña, Navarra, Euskadi, Asturias, Valencia, Mallorca, Málaga, Córdoba y Sevilla, y aspira a obtener sus mejores resultados en la Comunidad Valenciana, Aragón, Murcia, Navarra y Castilla León, mientras que considera «fácil» obtener apoyo en Asturias, donde el candidato autonómico es el diputado y ex coordinador federal Gaspar Llamazares. En las elecciones municipales, IU se presenta difuso, a veces en solitario y otras, en confluencia con otros partidos, ya sea bajo la fórmula de coalición electoral o como agrupación de electores. Formalmente, IU sólo se presenta en la misma lista que Podemos en Barcelona.

UPyD: se juega su supervivencia

Desgastado por el ascenso de Ciudadanos y la crisis interna, el resultado de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) marcará su próximo Congreso extraordinario. La portavoz del partido, Rosa Díez, hará la tradicional pegada de carteles de inicio de campaña en la Puerta de Alcalá de Madrid, en un austero acto a pie de calle y lejos de los grandes mítines de los principales partidos para intentar recuperar «el espíritu de 2008», las primeras elecciones a las que se presentó y en las que consiguió un escaño en el Congreso pese a los malos pronósticos de las encuestas.

Se juega su futuro más inmediato después de la grave crisis de las últimas semanas y el ‘batacazo’ electoral andaluz, comunidad en la que se quedó fuera del Parlamento. Después comenzó una cascada de críticas de muchos de sus principales líderes con la dirección del partido, incluso sonadas dimisiones o la huida hacia Ciudadanos.

Díez no ha revelado si optará a seguir liderando el partido, aunque nombró al abogado Andrés Herzog como su ‘mano derecha’ y éste ya anunció su disposición a tomar las riendas si así lo deseaban los militantes. Pese a este ‘huracán’, UPyD presenta 487 listas electorales, un 42% más que en 2011, y 9.455 candidatos.

Podemos: un ensayo para las generales, con vistas a Madrid y Valencia

Podemos quiere convertir estos comicios en ‘una primera vuelta’ de las elecciones generales. Aunque las últimas encuestas han reflejado un estancamiento de los apoyos a Podemos, que coincide con el crecimiento de Ciudadanos, el partido de Pablo Iglesias confía en remontar en la campaña y en captar el voto de los indecisos y no cree que la dimisión del confundador del partido Juan Carlos Monedero vaya a afectarles negativamente. Sus principales dirigentes han tratado de zanjar este asunto esta semana negando que haya un debate interno sobre el rumbo del partido y su mensaje es centrarse en «hacer caer» al PP.

Aspiran a ganar la Comunidad de Madrid y la Comunidad Valenciana para convertir estas dos regiones en «avanzadillas» del «cambio» que aspiran a protagonizar desde Moncloa. Sólo en estas dos comunidades el partido celebrará hasta 10 de los 27 actos que el partido tiene programados por ahora. Iglesias se está volcando con José Manuel López, consciente de la necesidad de promocionar a un candidato apenas conocido para la opinión pública.

Ciudadanos: Completar su despliegue nacional y ser alternativa de gobierno

Poco queda ya de ‘Ciutadans’, al menos para la opinión pública. El partido de Albert Rivera se proyecta como «un partido de futuro» y apuesta por reproducir sus resultados en Andalucía, para lo que insistirá en su mensaje de «cambio sensato» frente a unos partidos tradicionales que, a su juicio, se resisten a ese cambio y a uno nuevo como Podemos al que reprocha que solo proteste y no se defina.

Ciudadanos nació en 2005 en la plataforma Ciudadanos de Catalunya y en Andalucía irrumpieron con nueve diputados como cuarta fuerza política. Actualmente cuenta con 21.500 afiliados, un número muy similar al de candidatos que presenta a las elecciones: unos 20.000, repartidos en 970 listas municipales y trece autonómicas, entre otras. En 2011 solo tenía 69 listas municipales -56 de ellas en Cataluña- y dos autonómicas, en Madrid y en Baleares. Abren la campaña participando en cenas en Barcelona y Madrid y harán una «pegada de carteles 2.0» en la que los usuarios de las redes sociales publicarán en sus perfiles la imagen del cartel de la campaña.

En su mensaje ofrece un «capitalismo humano» -mezcla de economía de mercado y Estado del bienestar- y unas propuestas de regeneración democrática que parece que convencen cada vez más a los ciudadanos. Los sondeos sobre intención de voto les dan posibilidades de entrar con fuerza en ayuntamientos de grandes ciudades y en varios Parlamentos autonómicos y podrían ser decisivos para la formación de gobiernos en algunos de ellos. Además de Madrid y Barcelona, visitará Tarragona, Lleida, Girona, Sevilla, Málaga, Alicante, Murcia, Santander, Valladolid, Toledo, Zaragoza, Palma de Mallorca y Oviedo.

Comments

comments

Authors

Related posts

Top